lunes, 22 de febrero de 2016

El Space Pen, para muchos, el mejor bolígrafo del mundo

Hay quien piensa que para tener lo mejor hay que gastarse mucho dinero. En muchas ocasiones lo que hay que tener es cabeza.*

El Space Pen (también llamado Zero Gravity Pen) es para muchos el mejor bolígrafo que se ha construido jamás. Esto obviamente es opinable, pero lo cierto es que el invento de Paul C. Fisher que es distribuido por Fisher Space Pen Company, es capaz de funcionar donde no lo han hecho otros y su precio está al alcance de cualquier escolar.


Space Pen modelo Bullet

Todo comenzó con la carrera espacial entre los Estados Unidos y la URSS. Los astronautas (y cosmonautas en el caso soviético) no iban de paseo al espacio, si no a trabajar y para ello desde el primer momento se les dotó de instrumentos de escritura, pero esto era un problema. La gravedad o más bien su falta, podían afectar a los bolígrafos. En los primeros vuelos norteamericano se usaron lápices y portaminas hechos ex profeso para poder ser utilizados con guantes espaciales (lo que los hacía gruesos, únicos y caros) pero esto era un problema, pues las minas de carbón eran inflamables, máxime cuando la atmósfera de las primera naves (Mércury, Gemini, Apolo) eran de oxigeno puro. Por otro lado, el polvo de grafito o una mina rota pululando por la nave sin gravedad podía meterse en cualquier sitio y acabar en un grave accidente.


Space Pen modelo Astronaut

A Paul C. Fisher se le ocurrió por su cuenta, sin apoyo de la NASA (aunque la leyenda urbana diga lo contrario) crear un bolígrafo que pudiera funcionar sin la gravedad y ya que estaba, que funcionara contra ella, en el agua, sobre cristal, sobre papel graso, a baja y a alta temperatura... es decir, que pudiera escribir en las condiciones donde ningún otro lo hacía. Así nació el Space Pen, un bolígrafo con una tinta a presión que la NASA probó en 1965 y que la dejó encantada. Posteriormente el gobierno soviético compró una partida para sus propias naves.

Como curiosidad, lo cierto es que los bolígrafos normales (los BICs por ejemplo) si que son capaces de escribir en una nave espacial sin gravedad, pues aunque esta no tire de la tinta hacia abajo, la presión del aire (si no hay aire los astronautas se asfixian) y la viscosidad de la tinta normal son suficientes para que funcione. Los rusos llevan años usando en sus cápsulas Soyuz bolígrafos corrientes. Ahora bien, si hay que salir de la nave, donde de veras que no aire y la temperatura cambia bruscamente según te de o no el sol, entonces un Space Pen es la solución.



Hoy día los Space Pen se pueden adquirir a buen precio (si lo comparamos con un BIC no, pero sí si o hacemos con un Mont Blanc) en dos modelos principales: Astronaut y Bullet.

Lo mejor para mí es su suavidad al escribir, mejor que un bolígrafo corriente y la verdad es que aunque no suelo ponerme a escribir en el techo para comprobar sus capacidades, me gusta saber que en caso de necesidad, puedo hacerlo.


*Y visitar este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario