sábado, 13 de febrero de 2016

El pasador de corbata

Cualquiera puede llevar una corbata, sólo hace falta colocársela al cuello, pero pocos saben llevarla y uno de los errores más comunes es que la corbata caiga hacia adelante cuando su portador se inclina. Para evitar esto se inventó uno de esos complementos masculinos que son de las pocas joyas que puede portar un hombre elegante. El pasador de corbata.


Pasador en forma de pinza

Este accesorio fija la corbata a la camisa teniendo variantes. Desde el simple alfiler que "pincha" hasta el modelo más elegante y cuidadoso con la ropa que es el que tiene forma de "pinza". Esta pinza puede ser de una sola pieza en forma de U o móvil.



Pasador en forma de U

Su uso hoy día cada vez está más restringido en una sociedad que nos obliga a ser rápidos y donde la corbata ya hemos dicho que no siempre sabe llevarse y que es frecuente verla en gente que sólo la usa para una ocasión especial para la cual no está preparada. Los usuarios habituales de las corbatas saben lo útil que es este accesorio masculino y lo cuidan. Su presencia, en medio del pecho, llama la atención por lo que es necesario cuidar el diseño de algo que va a hablar de nosotros antes de que nosotros mismos hablemos. Piensa que cuando sales de tu coche, por ejemplo, lo primero que ven de ti es tu rostro y tu pecho.


Pasador bien puesto.


Alfiler de corbata


Como queda el alfiler de corbata


¿Cómo debe de ser un buen pasador o alfiler de corbata?

Ante todo prima la elegancia y la practicidad. Si se lleva chaleco lo mejor es usar un alfiler, pues el pasador entorpecería al chaleco, pero si no, el pasador no estropea la corbata como sí lo puede hacer el alfiler. Escoge un metal de calidad que no se oxide ni manche, acero inoxidable, aluminio anodizado u oro.

Para mi este complemento es algo imprescindible para cualquiera que lleve corbata.

Un regalo ideal de una mujer a un hombre elegante o de un hombre a sí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario