viernes, 4 de marzo de 2016

El Krugerrand: La moneda de inversión en oro por excelencia

En este blog hablamos de elementos legendarios que acompañan al hombre sean del tipo que sean y el Krugerrand se ha ganado el derecho de dejar de ser un simple objeto para entrar en la categoría de leyenda

.

Krugerrand
(Haz click para agrandar las imágenes)

A lo largo de la historia las monedas de oro han estado en la cúspide la economía y así fue hasta la abolición del patrón-oro como respaldo de los billetes de banco. El oro pareció pasar de moda como moneda hasta que en 1967 la república sudafricana creó una moneda de oro, la primera, con la cantidad exacta de una Onza Troy, es decir, 31,1035 gramos.

El Krugerrand tiene la facultad de ser una moneda de curso legal en Sudáfrica, pero en realidad fue diseñada como vehículo para que los inversores adquirieran oro sudafricano, es por tanto lo que se llama una moneda Bullion. Es por eso que tiene el peso de referencia tradicional para el oro, la Onza Troy; aunque no hay que olvidar que la moneda tiene en sí un peso superior, siendo la diferencia de cobre, lo que le da un característico color anaranjado.

Los motivos que la decoran son un antílope Springbock, símbolo nacional de Sudáfrica, y por la otra cara, el venerable Presidente Kruger, gran enemigo del Imperio británico. De hecho, hasta la aparición de los Krugerrands, la moneda de oro de inversión por excelencia eran los soberanos británicos, por lo que esta moneda ha sabido hacer honor a este personaje.

Pagar algo con un Krugerrand es raro por su gran valor, pero desde luego es un gesto que no se olvida. Para cifras pequeñas se crearon los Krugerrands de 1/10 de Onza Troy, 1/4 y 1/2, por lo que es perfectamente factible usarlas como pago.

Es hoy día la moneda de referencia por los inversores, por su seguridad, valor y resistencia, pues está aleada con cobre, lo que la hace más duradera que las monedas de inversión de oro puro como las Filarmónicas austriacas.

¿Cómo detectar un Krugerrand falso?

Siempre habrá quien nos quiera timar y el precio de un Krugerrand lo hace especialmente goloso. Lo bueno es que falsificarlo es fácil. Lo primero que tenemos que ver es la calidad de la acuñación, es decir, lo bien que se vea el dibujo en relieve. Esto tan sencillo ya tira por tierra las falsificaciones de baja calidad que suelen ser fundidas y por tanto, con relieve más suave. Por otro lado, hay fasificadores quienes ha conseguido buena calidad de acuñación y rellenan las monedas con Tungsteno (o Wolframio) para conseguir un peso similar, pues este metal tiene una densidad y peso similar al oro. Aún así, es muy difícil conseguir la equivalencia exacta, por lo que tenemos que estar atentos a las medidas y pesos específicos de las Krugerrands y verificarlas.

Tamaños de las monedas Krugerrand
TamañoDiámetroEspesorPeso(g)Pureza 1.000Contenido de Oro (g)Contenido de Oro (Onza Troy)
Pleno32,7mm2,77mm33.9305,91731,1041,0000
Medio27,0mm2,16mm16.9653,91715,5520,5000
Cuarto22,0mm1,83mm8.4826,9177,7760,2500
Décimo16,5mm1,30mm3.3931,9173,1100,1000

Tolerancias en la fabricación de las monedas Krugerrand.
TamañoTolerancia peso (g)Diámetro mínimoDiámetro máximoEspesor mínimoEspesor máximoMarcas en el canto
Pleno+ 0,0732,61mm32,77mm2,74mm2,84mm180
Medio+ 0,03526,93mm27,07mm2,115mm2,215mm140
Cuarto+ 0,0221,94mm22,06mm1,788mm1,888mm130
Décimo+ 0,0116,45mm16,55mm1,25mm1,35mm115
El Krugerrand, al igual que otras monedas de oro míticas como los soberanos ingleses, las golden eagles norteamericanas o las alfonsinas españolas, dan un valor especial al bolsillo de quienes los portan, independientemente de su valor en dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario